Fuerte La Polvorosa – Guayaquil

El Fuerte La Polvorosa está ubicado en el Cerro Santa Ana en la ciudad de Guayaquil

El Fuerte La Polvorosa está ubicado en el Cerro Santa Ana en la ciudad de Guayaquil. Antiguamente sirvió en tiempos coloniales para la vigilancia y defensa de la ciudad, contra los ataques piratas, por su privilegiada situación desde lo alto de la colina; y que hasta hace pocos años atrás era utilizado para disparar salvas de cañón, en las Fiestas Patrias, como parte de esta historia naval.

Museo Naval El Fortín del Cerro Santa Ana donde antes era el Fuerte La Polvorosa

En este lugar actualmente se encuentra el Museo Naval El Fortín del Cerro Santa Ana que brinda su reconocimiento a cuatro de los forjadores navales del país, con sus respectivos bustos, como son: Capitán de Fragata Rafael Morán Valverde, Capitán de Navío Rafael Andrade Lalama, General de División Thomas Charles Wright Montgomery y el Almirante Juan Illingworth Hunt.

Monumento a Guayas y Kil

Monumento Guayas y Quil - Turismo en Guayaquil

Historia del monumento a Guayas y Kil: El monumento rinde homenaje a los indios huancavilcas Guayas y Quil, que según narran los historiadores fueron quienes dieron el nombre de la ciudad de Guayaquil. Muchos estudiados en el tema desconocen la existencia de estos personajes y de la leyenda que se creó sobre ellos y sostienen que el nombre de la ciudad viene de las raíces aborígenes que significan: Gua (grande), Ya (casa), Quil (nuestra): Nuestra casa grande.

Otros historiadores manifiestan que el nombre de la ciudad se dio en el asiento definitivo de la ciudad, debido al cacique chono Huayaquile, que significa Cacique del río de Caña.

Atractivos del monumento a Guayas y Kil

El emblemático monumento de Guayas y Kil, escultura que mide más de 30 metros, se erige majestuoso en el distribuidor de tráfico que une el puente de la Unidad Nacional con las avenidas Pedro Menéndez Gilbert y Benjamín Rosales, despertando la admiración de todos quienes transitan por el sector.

Monumento Guayas y Kil - Foto de Ángel Aguirre, de El Universo.
Monumento Guayas y Kil – Foto de Ángel Aguirre, de El Universo.

Las esculturas Guayas y Kil, que junto al jaguar conforma el gran monumento, realizado en bronce, son de autoría de Edgar Cevallos. Las figuras reposan sobre una base. Ahí el poderoso guerrero huancavilca, Guayas, extiende su brazo presentando una lanza como símbolo del carácter indomable del pueblo Guayaquileño. Junto a Guayas, una orgullosa figura femenina representa a Kil, joven, bella esposa y madre huancavilca, que sostiene en sus brazos un tierno niño. Kil simboliza toda la dignidad y decisión de la mujer guayaquileña de todos los tiempos. El niño simboliza las nuevas generaciones, se distrae en la contemplación del río que señala con el índice.

El conjunto está protegido por un mitológico jaguar, la figura más representada en la historia autóctona ecuatoriana. El jaguar ruge como previniendo a aquel que se atreva contra el pueblo huancavilca, personificado en el monumento.

Adicionalmente en el área aledaña se colocaron 105 lámparas tipo bolardo, 24 lámparas ornamentales y 5 cricket de colores, que por la noche dan una tonalidad de los colores de la bandera de Guayaquil: celeste y blanco.

La leyenda sobre el origen del nombre Guayaquil también narra que cuando los ­españoles llegaron a la zona del río Guayas -contó- encontraron que la región se ­ llamaba Huaillakil, que significa tierra fértil.